Rubí Guarín vive desde 1996 en los proyectos residenciales de la avenida Columbus y la calle 105, en Manhattan, y aunque asegura que en los últimos años la Autoridad de Vivienda de Nueva York (NYCHA) ha mejorado las labores de mantenimiento en los edificios, recibirá el 2017 con una preocupación que desde ya le quita el sueño: El gobierno de Donald Trump pretende reducir parte de los 2,000 millones de dólares en fondos federales que le suministra a NYCHA.

“Eso sería una catástrofe si nos quitan las ayudas federales. Aquí hay muchas personas mayores que dependemos de esto, porque no tenemos nada más para poder vivir”, aseguró la colombiana, de 75 años bastante preocupada, quien no quiere volver a la pesadilla que enfrentaba hace un par de años cada vez que el elevador de su edificio permanecía dañado días enteros por falta de recursos para repararlo o enfrentar la posibilidad de no tener techo.

“A mí me afectaría mucho si no hay dinero para que hagan el mantenimiento de los edificios. Nomás si los elevadores se vuelven a dañar, no sabría qué hacer porque estoy en silla de ruedas y no podría subir a mi apartamento en el cuarto piso. Cuando no ha habido ascensor me ha tocado devolverme e irme a dormir a la casa de algún familiar”, comentó la mujer.

Los efectos de los recortes serían gravísimos para más de medio millón de residentes de bajos recursos de la ciudad que se benefician de programas de vivienda pública y Sección 8, quienes temen que el programa se vaya a pique con la disminución en la calidad de vida de los edificios e incluso puedan pasar a engrosar la lista de desamparados.

Y aunque el futuro director del HUD (Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano) Ben Carson, aún no ha revelado detalles sobre la manera en que esa agencia federal aplicará los recortes a NYCHA (el programa más grande de vivienda pública de Estados Unidos), el anuncio del presidente electo de aumentar la inversión en infraestructura y el sector militar ya tiene a esa agencia con serias preocupaciones.

La Autoridad de Vivienda de Nueva York asegura que los recortes discrecionales en los gastos de vivienda que se avecinan implicaría recortes en personal y pondría sus servicios en jaque.

“NYCHA no podría existir sin el gobierno federal, que proporciona aproximadamente dos tercios de nuestros fondos”, comentó un portavoz de la agencia de vivienda pública de Nueva York quien a su vez destacó el terrible impacto que tendría en la atención primaria de los edificios, que incluso ya tiene un deficit cercano a los $17 mil millones para cumplir al 100% con las reparaciones que se necesitan.

“Ya hemos visto los efectos de la desinversión: no se realizan las reparaciones básicas y no se cumplen las necesidades básicas”, dijo el funcionario. “Los futuros recortes en la financiación federal tendrían un impacto devastador para los 600.000 residentes que dependen de NYCHA”.

El vocero agregó que la falta de los fondos federales botarían por la borda las mejoras evidentes que esa agencia ha hecho desde el 2014, como la instalación de más cámaras de seguridad, sistemas de iluminación, reparación de ascensores y hasta limpieza.

“En los últimos dos años, a través de NextGeneration NYCHA, hemos avanzado significativamente hacia un futuro más sostenible y haremos todo lo que esté en nuestro poder para continuar mejorando la calidad de vida en nuestras comunidades y preservando la vivienda pública para esta generación y la siguiente”, manifestó.

La puertorriqueña Andrea de León, quien vive en otro edificio del NYCHA en el Upper West Side aseguró que si actualmente esa agencia tiene fallas en el cumplimiento de labores básicas porque no cuenta con recursos suficientes, con los recortes federales lo que se avecina es una tragedia seria.

“Yo vivo aquí desde 1974 y con tantos recortes que han hecho en este tiempo, los trabajadores no están trabajando como es debido, porque no dan abasto. Y si cortan más, qué es lo que van a dejar entonces, si yo llevo más de 10 años llamando para que vengan a pintarme mi casa y no han venido, con menos chavos (dinero) lo que se viene es peor”, dijo la residente de NYCHA, al tiempo que hizo un vaticinio duro sobre los efectos del gobierno de Donald Trump en la Gran Manzana.

“Dios quiera que no pase eso de los recortes porque como decimos nosotros los boricuas: ‘nos come la misera’, pero Trump lo va a ser peor. Ese nene le va acortar el alma a todo el mundo y ahora nosotros, los pobres, vamos a pagar las consecuencias por culpa de los que lo escogieron”, dijo.

El presidente del Comité de Asuntos del Consumidor del Concejo Rafael Espinal, representante del Distrito 37 de Brooklyn, donde hay varios proyectos de vivienda de NYCHA, lamentó que la llegada de Trump a la presidencia ponga en riesgo el hogar de más de medio millón de neoyorquinos, especialmente para las comunidades latinas e inmigrantes.

“Los planes de Donald Trump de recortar fondos federales a NYCHA son irresponsables y no deben entrar en efecto”, dijo el político, advirtiendo que de paso el gobierno local tendría un descalabro en sus recursos.

“Esto le colocaría una carga pesada a la Ciudad y retrasaría las reparaciones que tanto necesitan los edificios”, agregó. “Los residentes de NYCHA, particularmente hispanos de bajos ingresos que por décadas han llamado a NYCHA su hogar, merecen algo mejor. Debemos mantener la presión sobre Donald Trump y asegurarnos de que sea responsable cuando esté lidiando con las comunidades más necesitadas”.

Datos

1 de cada 14 neoyorquinos depende de las viviendas de NYCHA, a través de su programa de vivienda o sección 8.

14.8% de las viviendas públicas del país están en Nueva York

3,200 millones es el presupuesto con el que anualmente NYCHA funciona
2,000 millones de esos fondos son suministrados por la agencia federal HUD (Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano)

1 millón 200 mil unidades de vivienda pública existen en todo Estados Unidos

$17,000 millones suma las necesidades de capital de las que actualmente carece NYCHA para poder mantener bien o cumplir con todas las reparaciones que necesitan los edificios

Desde julio del 2014, 3,629 familias desamparadas han sido ubicadas en unidades de vivienda pública de NYCHA.

Otras 362 familias han recibido apoyo a través del programa de Sección 8 de NYCHA.

NYCHA ha ubicado a 285 veteranos desamparados con su programa de sección 8.

12,562 desamparados han sido ubicados en apartamentos de NYCHA

En el 2016 NYCHA instaló varios sistemas de iluminación en complejos de vivienda de zonas como Bushwick, Butler, St. Nicholas, Boulevard, Van Dyke I and Van Dyke II, Castle Hill, Stapleton e Ingersoll.

328 son los edificios de NYCHA en Nueva York.

178,000 departamentos.

450,000 residentes

45% de los inquilinos son hispanos.

44% afroamericanos

4% blancos

4% asiáticos

$450 es la renta promedio en los apartamentos de NYCHA.

$21,700 es la media de ingreso anual de las familias hispanas que residen en viviendas públicas.

Datos de NYCHA revelan que la agencia debe afrontar casi $2,500 millones de déficit operativo proyectado acumulado en los próximos 10 años.

Muchos de estos edificios son viejos, edificados hace más de 50 años

Las mayores quejas de los inquilinos de NYCHA tienen que ver con reparaciones de emergencia por filtraciones, techos rotos, calderas y ascensores descompuestos, falta de calefacción y agua caliente, moho, y remoción de pintura.

En un año se acumulann casi medio millón de solicitudes de reparaciones pendientes

130 días es el tiempo promedio que NYCHA toma para resolver solicitudes de reparación, según varios reportes, y otras llevan meses sin ser atendidas.

No Comments

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)