ra muchas familias hispanas, mandar a los hijos a la universidad es un sueño casi imposible, no solo por el dinero sino porque muchas veces implica que se muden de ciudad o estado. Pero ¿sabía que existe un programa alternativo para la educación técnica que costea hospedaje, alimentación y subsidios?

Job Corps ha estado presente por medio siglo en todo el país, pero aún así la presencia de jóvenes latinos es casi nula.

Auspiciado por el Departamento de Trabajo, el programa atiende anualmente a 60,000 jóvenes entre 16 y 24 años en todo el país. De acuerdo con el brochure oficial, los estudiantes reciben adiestramiento especializado en más de 100 carreras ocupacionales, incluyendo áreas de la Salud, Construcción, Negocios y Finanzas y Tecnología Informática. También pueden participar en adiestramientos en trabajo reales, por medio de aprendizaje en el trabajo.

En el salón de clases, los estudiantes tienen la oportunidad de obtener su diploma de high school o credencial equivalente al diploma de high school y aprender cómo encontrar empleo, y cómo vivir independientes.

De la población total, unos 3,000 asisten a los dos centros de NYC, uno ubicado en el sur de El Bronx y otro en Brooklyn –aunque éste es uno de los pocos que no cuenta con hospedaje (ver recuadro).

Por si fuera poco, el seguimiento que le dan a cada estudiante es muy completo, ya que les ayudan a obtener sus diplomas de high school o el GED; además son asesorados para entrevistas de trabajo, preparar resumé/curriculum vitae, mejorar la habilidad en el uso de computadores, cómo conseguir y retener un empleo, preparación para el examen de admisión militar (ASVAB) e ingresar a la universidad.

Los graduados de Job Corps reciben servicios de apoyo para encontrar un trabajo, vivienda, cuidado de niños y transporte hasta 21 meses después de salir del programa.

“Mi vida es mucho mejor que antes”

Jashua Hernández, un joven puertorriqueño de 22 años, reconoce que su vida era un caos antes de ingresar al programa de Job Corps: no le iba bien en la escuela y prefería irla pasando con sus amigos. Su hermano mayor se inscribió y una vez terminado le animó a seguir sus pasos.

“Mi vida es mucho mejor que antes”, comenta Jashua. Él se mudó de Rochester al centro Iroquois Job Corps, ubicado a 45 minutos camino a Buffalo. Al principio fue difícil estar lejos de su familia pero asegura que la experiencia le está sirviendo para madurar, enfocarse y, lo mejor de todo, descubrir su pasión en la carpintería.

“Puedes ayudarle a la gente e incluso construir tu propia casa”, cuenta animado.

El año pasado, en octubre, los estudiantes de carpintería elaboraron los marcos para colocar los espantapájaros usados en un colorido festival realizado por el Club de Leones de Medina, en las instalaciones del YMCA.

El centro Iroquois de Job Corps tiene la matrícula abierta todo el año; actualmente hay internos 225 jóvenes, la mayoría provenientes de Buffalo, Rochester y NYC. Solo el 15% son latinos.

Barreras culturales a vencer

Isabel Ortiz, directora de Job Corps para Nueva York y Nueva Jersey, indicó que además de los obstáculos económicos hay algunos aspectos de la cultura hispana que los padres deben superar si de verdad quieren apoyar a sus hijos en su camino al éxito profesional. Muchos padres que son primera generación de inmigrantes tienen temor de que sus hijos se vayan a estudiar a otro estado, algunas veces a miles de millas de distancia.

“Muchos padres no están preparados para que sus hijos se vayan a estudiar, prefieren tenerlos cerca para que hagan mandados o para que cuiden a sus hermanos menores”, dijo. Ese es un factor importante que es abordado en las sesiones de pre-reclutamiento; también que no se trata de un internado para jóvenes rebeldes sino de una actividad netamente voluntaria.

Se les aconseja, añadió Ortiz, que incentiven a sus hijos a aprovechar oportunidades como ésta, que incluye adiestramiento verde en carreras que conducen a un futuro más eficiente en cuanto al consumo de energía y un ambiente más limpio, tales como Manufactura Avanzada, Reparación de Maquinaria y Automotriz, Construcción, Recursos Renovables y Técnicas de Energía.

La directora afirmó que la proporción aproximada de la población estudiantil es de 75% muchachos y 25% de muchachas, “ellas prefieren carreras de atención en salud como enfermería y artes culinarias”, apuntó.

Oportunidades en NYC

En el centro del sur de El Bronx se imparten las siguientes carreras: College Training (avanzado), Asistente Médico Clínico, Servicios de Seguridad y Protección, Mantenimiento de Instalaciones, Administración de Oficina, Artes Culinarias y Tecnología en Computadores.
Mientras, en Brooklyn, se imparte College Training (avanzado), Reparación de computadoras, Artes Culinarias, Enfermería, Seguridad y Protección y Asistente Médico Clínico. En el centro de Nueva Jersey, ubicado en Edison, están disponibles también el College Training (avanzado), Facility Maintenance, Office Administration, Tecnología Automotriz, así como oficios tradicionales como Albañilería, Pintura, Electricidad, Carpintería y computacionales como Microsoft A+.

Más información

Isabel Ortiz
New York/New Jersey Project Director
CHP International Inc.
10 Hanover Place,
Brooklyn, NY 11201

Tel (718) 522 – 0144
Fax (718) 522 – 0821
Email – Ortiz.Isabel@JobCorps.org

Cifras importantes

1964, año de fundación de Job Corps por el Departamento de Trabajo.

16 a 24 años, es el grupo de jóvenes a los que atiende.

60,000 jóvenes son atendidos anualmente.

125 planteles de Job Corps hay en 48 estados del país, el Distrito de Columbia y Puerto Rico.

No Comments

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)