La parada de los Reyes Magos. Conmemorando los 42 años que El Museo celebra con niños de los colegios nuyorquinos, políticos, artistas y camellos marchando por El Barrio.
FOTO: MARIELA LOMBAR

Cuando Melchor, Gaspar y Baltasar encontraron al Niño Jesús en un portal de Belén, lo adoraron y le obsequiaron oro, incienso y mirra. Este viernes, muy lejos de Belén, en la esquina de la calle 106 y la Avenida Park, en El Barrio, en medio de una mañana fría de invierno, los tres personajes bíblicos se reunieron nuevamente. Esta vez, obsequian tradición, hispanidad y sobre todo esperanza.

Su misión no es fácil, pero tampoco se quejan. Arropados por el amor y la familiaridad de los residentes de esta zona de Manhattan, en su mayoría hispanos, realizaron un desfile derrochador, en el que la música de tambores, el vaivén de los títeres y el colorido de los disfraces explotaba en cada esquina.

El desfile volvió al corazón de East Harlem luego que la edición 41 fuera cancelada el año pasado debido a una fuerte tormenta de nieve que afectó a la Gran Manzana, y antes las gélidas temperaturas se decidió que los niños no participaran de un evento que se realiza al aire libre.

“Estamos aquí para perpetuar nuestra tradición”, dijo Jesús “Papoleto” Meléndez, un poeta y autor que, durante la versión 42 del Desfile Anual del Día de los Reyes Magos, una celebración organizada por El Museo del Barrio, continúa recibiendo uno de los honores más altos, el de Rey Emérito.

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)